martes, marzo 18, 2008

Las cosas cambian para que todo siga igual

La tecnología, esa bendita palabra que evoca progreso y mil facilidades para el ser humano, la capacidad de hacer cosas que antes ni se soñaban con sólo apretar una serie de botones. Pero no todo mundo tiene la facilidad de pensamiento y estructuras mentales que permiten la adaptación a nuevos esquemas y modelos. Lo nuevo puede ser desconcertante e incluso paralizante para algunas personas. Y eso no tiene nada que ver con la edad ni la época, que el exdueño de la compañía de traducciones donde trabajé tenía más de 70 años y siempre andaba buscando innovaciones tecnológicas y nuevo software para facilitar los procesos de producción, mientras que nuestra contadora, con menos de la mitad de su edad le tenía pavor a cualquier cambio, casi como las hormigas de antz.

En fin, como decía, que hay siempre problemas con la implementación de nuevas formas de hacer las cosas, pues el ser humano puede resistirse al cambio. y una buena muestra de ello es este divertido video que me encontré curioseando en el blog de Manz. Que lo disfruten.

3 comentarios:

perenquén dijo...

¡Qué bueno! Estas reducciones al absurdo nos enseñan mucho más de lo que parece, ¿verdad? ;-)

PilyBoop dijo...

Jajaja es buenísimo, y totalmente cierto¡

Un beso¡ ;D

Ilión dijo...

Jajajja. Muy bueno. Y educativo. ;)

La pena es que quien necesitaría ver el vídeo para aprender algo no sabe "abrir" el ordenata...

Besos