domingo, diciembre 31, 2006

Que horror con El Horror

Como comentaba en una entrada anterior, me he conseguido unos cuentos libritos de la Martínez Roca-Super Horror, y ando feliz como lombriz. Uno ya ha caido, y otro va a la mitad. Si no fuese por tantas cosas pendientes, seguro que ya habría arrasado con los cinco. Y es que tanto villancico, tanta falsa sonrisa, tantas compras navideñas, escaparates recargados, luces multicolores y demás ruido visual, además de una tramitología de los mil demonios han preparado mi psique para estar a tono con las historias macabras, mismas que se han visto reforzadas con la música que ya he comentado más abajo.

¿Qué libros he comprado? Pues casi nada:
Un Festin de Máscaras, Autores varios
Visiones Nocturnas, Autores varios
Horror 5, Autores varios
y otros dos que me he dejado en mi otro piso y que no recuerdo los nombres, pero tambien son de los Roca Gran Super Terror

Y un bonito comic:
Hellraizer, Empathy is the enemy.

Comencemos hablando de El Festín de las Máscaras, una excelente recopilación que fue dividida en cuatro secciones: Horror clásico, Horror moderno, Horror psicológico y Horror sobrenatural. Una verdaderas delicia que incluye enfoques de lo mas variado en la narrativa, así como un poema para cada sección, lástima que con la traducción se pierda la rima y métrica original de los poemas. En total, 30 relatos y 4 poemas, que tocan toda clase de temas, pasando por los siempre adorables y terribles infantes, los nombres del diablo, los maniquíes, esos deseos expresados sin pensar en las consecuencias; relaciones incestuosas, tratos con demonios y sucubos, canibalismo, vampiros de muy diversos tipos, psicópatas, asesinos y todo un rosario de personajes siniestros y situaciones macabras. En fin, para pasar horas y horas de "sano' entretenimiento.

El Festín de las Máscaras
Vagabundo, Ed Gorman
Reflejos, Ray Russell
La familia feliz, Melissa Mia Hall y Douglas E. Winter
El albergue Gota de Rocío, D. W. Taylor
Refracciones, Thomas Milltead
El concurso, Adobe James
Mejor que uno, Paul Dale Anderson
Por siempre jamás, Graham Masterton
Declaración de amor de Prometeo al buitre (poema), Alan Rodgers
Labios largos, R. Patrick Gates
Pecadores, Ralph Rainwater Jr.
El desayuno del domingo, Jeanette M. Hopper
La escalera, Wayne Allen Sallee
Cuchi-cu, Mark McNease
El wulgarú, Bill Ryan
El hombre más afortunado del mundo, Rex Miller
La muñeca sin huesos (poema), Joey Froehlich
El cráneo, Diane Taylor
En la calle Cuarenta y Dos, Willian F. Nolan
A salvo, John Maclay
Todos menos los lazos eternos, Gary A. Braunbeck
Papá es muy listo, Mort Castle
Cuando la pared llora, Stanley Wiater
Regreso a la selva mutante (poema), Bruce Boston & Robert Frazier
Los Willies, James Kisner
La apuesta, K.Marie Ramsland
Elegido, G.Wayne Miller
Esos Snay calvos, Joseph A .Citro
Madre e hijo, Steve Rasnic Tem
Mata por mí, John Keefauver
Afeitado y corte de pelo dos mordiscos, Dan Simmons
El jardín de las orquídeas (poema), Amanda Russell
De la ausencia la oscuridad y la muerte: cosas que no existen (poema), Ray Bradbury
Editorial Martínez Roca
Colección Gran Super Terror
304 Páginas

El siguiente que cayó fue Visiones Nocturnas, que cuenta tan solo con 6 relatos y una novela corta, así como sólo tres reconocidos autores: Stephen King, Dan Simmons y George R. R. Martin. He de reconocer que, salvo contadas ocasiones, a mí el Sr. King me deja más fría que un cadaver, no me llega lo que escribe y siento que se pierde en divagaciones que no llevan a nada y acaban diluyendo la trama en costumbrismos provinciales donde el terror naufraga. Y en este caso me temo que no hubo excepción. Sus tres relatos requieren demasiado entendimiento de la psique gringa, demasiada cercanía con sus costumbres y percepción de la vida, y se centran tanto en estos puntos que terminaron por aburrirme. Vamos, que disfrutee de lo lindo de Matar a un Ruiseñor de Harper lee, pero de los relatos del Rey del Terror no logro disfrutar nada, tal vez deba acercarme a ellos desde la base de costumbrismo, y no creyendo que encontraré el horror. tendré que pensarlo.

Como sea, por suerte Dan Simmons no sólo escribe bien en el terreno de la CF, sino que sus relatos de horror SI logran ponerme los pelos como escarpias, y su negrísimo humor logró arrancarme más de una carcajada. Cosa curiosa, aún abordando un tema tan típicamente gringo como la Guerrra de Secesión, Simmons consigue crear una verdadera atmósfera asfixiante y maligna, cosa que jamás me pasa con el anterior autor. También es alucinante la forma de enfocar el tema del cáncer, como una moderna plaga esparcida por unos "vampiros" que inseminan y se alimentan de la metástasis y a quienes sólo un ser humano logra ver. Brrrrrrrrrr.

Por último tenemos la novela corta de Martin, que ganó un premio Fantasy, tratando una sórdida historia de novela negra con licántropos de por medio. Sólo que esta no es la típica novela de hombres lobos diezmando salvajemente a los humanos, no, en este caso, alguien, o mejor dicho algo, está diezmando de forma cruel y despiadada a la manada que habita en la ciudad, y una detective privada es la encargada de solucionar el caso. Bastante recomendable.

Visiones Nocturnas
Los Reploides, Stephen King
Playeras, Stephen King
Dedicatoria, Stephen King
Metástasis, Dan Simmons
Dani Fucci está vivo, sano y en el infierno, Dan Simmons
Los pozos de Iversson, Dan Simmons
Cambiando de piel, George R.R. Martin
Editorial Martínez Roca
Colección Gran Super Terror
274 Páginas

3 comentarios:

Al dijo...

Lo de la falsa sonrisa, ¿lo dices por Ariel? pero él es así todo el año....

Nacho dijo...

Visiones nocturnas es una gran antología de terror a pesar de King. Sus relatos son en plan: "Venga, voy a dedicarle un par de días con lo primero que se me ocurra que necesito ampliar la caseta del jardín". Sin embargo Martin y, sobre todo, Simmons bordan cuatro narraciones hiperrecomendables. Sobre todo las dos primeras de este último, de lo mejorcito que ha escrito este hombre.

Errantus dijo...

Al, eres una muy mala persona. Tal vez por ero eres mi amigo. XD

Nacho, concuerdo contigo en la apreciación de King. Y en lo demás también, esa antología debió salir sin el primer autor, pero ya se sabe que se usa de gancho por la fama, que los que realmente valen la pena no tienen tanto renombre en el género.