jueves, marzo 29, 2007

Yo tambien vi 300

Si, si, todo mundo habla de 300, nada raro dado lo impresionante de la peli, los efectos especiales, los cuerpos musculosos de los espartanos y lo inexacto de las imágenes históricas. ¿Pero qué mas da? Se trata de una peli basada en un comic de Frank Miller, lo que da bastante prestigio entre el frikerío. Y no es para menos, después de Sin City las espectativas que ha despertado 300 han llevado a multitudes a ver la peli. Eso si, muchos se encuentran con la restricción de que es para mayores de edad (al menos en México). Y a mi me da por preguntarme si la restricción se debe a la ultraviolencia o a las imágenes sexuales y de desnudo, demasiado bien cuidadas, a saber con la mojigatería de los censores. Pero claro, como no he visto el videojuego me es imposible pronunciarme en un sentido o en otro.

Y es que 300 es una hermosa oda a la violencia, con imágenes extremadamente cuidadas, con unos encuadres maravillosos y unas coreografías de batalla realmente bellas. Los colores que se manejan van por gamas dependiendo de las escenas, azul cerúleo, ocres y amarillos, grises y el infaltable contraste del rojo de las capas Espartanas y la sangre que vuela por doquier. Los exquisitos encuadres calcados del comic nos llevan desde el equilibrio a la tensión, con una lectura cuidadísima que dirige al ojo justo hacia donde el director quiere.

La historia a estas alturas es por todos conocida, La batalla de las Termópilas, donde el Rey Leónidas detuvo, con sólo 300 soldados espartanos, el avance del imponente ejército del Tirano Jerjes, compuesto por miles de hombres. Si lo que el expectador busca es fidelidad histórica, mas vale que se quede en casa, pues irá a hacer corajes gratuitos, ya que ni se domaban rinocerontes, ni los persas eran ninjas, ni tampoco poseían el fuego griego, de hecho, esta parte es una fantasmada que sirve más para recordar a los gringos sus batallas en Vietnam, El Golfo, Irak y anexas. Y es que no nos engañemos, una producción tan made in USA lo que hace es promover una serie de valores e ideales, donde los gringos se sientan identificados con los soberbios guerreros griegos, aunque todos sabemos que son más como los romanos en su etapa decadente, pero esa es otra historia y deberá ser contada en otra ocasión.

Como sea, para disfrutar 300 hay que ir con la mente abierta, el estómago fuerte y dejar los prejuicios en casa, que la peli está para pasar un muy buen rato de sana ultraviolencia y repetir. Al menos yo ya llevo 2 visualizaciones y pienso verla una tercera y cuarta vez. Cosas de disfrutar tanto de la imagen, manías de diseñadora. n_-

5 comentarios:

Ernesto Lago dijo...

Me gustó tu crítica. Invito a ver lo que publiqué sobre la película. Saludos desde Buenos Aires.

Al dijo...

Pues me apunto para la tercera jajaja... que si, yo también quiero verla otra vez.

Ernesto Lago dijo...

Errantus, te invito a visitar el renovado blog culturamma.

P. Bayle dijo...

Preciosa la descripción de la estética. Yo leí primero el cómic y la verdad es que los fotogramas estaban levantados de las viñetas. Menos innovadora que Sin City pero, no obstante, muy muy buena película.

P.

Jorge Break dijo...

ME SUPERENCANTO LA PELI,PERO LOS DISCURSOS PANFLETEROS PROBELICOS DE LOS GRINGOS SON INFUMABLES....)=(