martes, enero 01, 2008

¿Propósitos de Año Nuevo, dice?

¡Cómo me encanta esto de los ciclos! Comienza el año y comienza la consabida retahila de propósitos y promesas que pocos han de cumplir. El gimnasio al que acudo se verá saturado de gente que, este año sí, quiere adelgazar y empezar un estilo de vida más sano. Mientras tanto, los centros comerciales se saturan de gente con equipos y ropajes deportivos para, ahora sí, te lo jurito, ponerse en forma y parecerse a su modelo favorito. Y la venta de alimentos lite, bajos en grasas, bajos en calorías, sin azúcar, etc, etc, etc. Resaltan en los estantes y carritos de los compradores. Y no se diga de los productos milagro para adquirir un cuerpo danone sin sudar, su venta se dispara que da horror.

También hay cientos de fumadores que prometen que, esta vez sí, ya lo verás, dejan el tabaco. Y la venta de remedios para evitar el mono de la nicotina también se incrementa. Y ves como locos a los bienintencionados, mascando chicle, mordiendo bolígrafos, y con un mal genio que parece que hacienda estuviese tras ellos.

Y como esos, tantos buenos propósitos que hacen pensar que el mundo puede ser diferente se abandonan al cabo de poco tiempo. A lo máximo en marzo ya todas esas personas han desistido de sus cada vez menos esforzadas participaciones y el gym de nuevo es un lugar donde uno puede moverse sin temer un encontronazo o pisotón. Los fumadores han decidido que no vale la pena el mal humor y regresan a los suyo. Y el mundo sigue girando, con los mismos malos hábitos de siempre, con la misma inercia de la vida que, una vez más llegado el Año Nuevo, llevará a toda una serie de bienintencionados a decir que esta vez sí será diferente.

¿Que qué hay de mis buenos propósitos, dice? Ah, si, eso. Pues como soy un póco cínica y sardónica, además de amarguis para estas cosas, prefiero reservarme. Pero bueno, si se quiere un propósito expresable y verificable, ¿Qué tal seguir escribiendo durante mucho tiempo? Eso si, no respondo de las cosas que me salgan, que mi estado de ánimo suele ser muy variable.

8 comentarios:

Nacho dijo...

Ayer me había prometido ir a primera hora de la mañana al gimnasio y mantener el ritmo "un día sí, uno no" que tuve hace un par de años. ¿Qué estoy haciendo? Quedarme en casa haciendo labores del hogar. Si es que a mi los propósitos me duran bien poquito ^_^

Juan RRR dijo...

Yo la verdad es que ni siquiera me tomo el tiempo en pensar algún proposito de año nuevo, en ese aspecto me conozco demasiado bien.

Ilión dijo...

Yo tampoco me hago propósitos, je, ¿para qué? ¿Te acuerdas de que volví al gimnasio? jajajajja Una semana!! Dios, qué aburrimiento

Errantus dijo...

Yo en cambio mato por ir al gym, y seguimos de vacaciones. :/

Ál dijo...

Yo me propongo seguir siendo tan chido como soy jejejeje

PilyBoop dijo...

Já¡¡ ¿Para que me hago tonta yo sola? No hice ningún propósito de año nuevo.

:P

francissco dijo...

Yo me propongo tener fuerza de voluntad para cumplir con lo que me propongo, je, je, je

Nada, feliz año, aguila errante

PilyBoop dijo...

Pensándolo mejor, mi único propósito de año nuevo es leer más libros que el año pasado.

Me he visto muy floja. :/