viernes, marzo 24, 2006

Disfrutando mi libertad

Algo de triste tiene quedarse en el paro, aunque sea una misma quien renuncie. Se dan una serie de sentimientos encontrados, pues de alguna manera es tirar la toalla, aceptar que ya no da para más la situación. No obstante, me siento liberada en estos días. He podido ponerme al corriente con tantas cosas pendientes en mi vida. Libros que llevaba meses arrastrando por fin han pasado a la lista de leídos. Libros nuevos han sido devorados con ánimo y fruición. Ver películas nuevas en la comodidad de la sala con viejos amigos, ir al teatro a disfrutar del talento de un miembro de la familia, compartir los pequeños detalles con aquellos que hace tanto no veía por estar encadenada al escritorio y mi adicción al trabajo.

Estos días han sido maravillosos, aunque al principio me sentía culpable de no estar trabajando, no cumplir con un horario y un objetivo. Me recordaba tanto al experimento social hecho en Nosotros... Ahora por fin puedo repetir con gusto esa máxima que siempre me había parecido una broma: Qué bonito es no hacer nada y después de ello descansar.

Ya puedo hacer planes, volver a disfrutar de la gran diversidad cultural de esta mefítica ciudad. En algunos días entraré de nuevo a trabajar, con menos sueldo, si, pero con mucho más tiempo libre. Otra variante sobre el dinero del que habla Al en su post Fui tentado.

Porque, definitivamente, el dinero no vale la pena a cambio de la salud y paz mental.

3 comentarios:

Yana dijo...

Vecinaaaaaaaaa esta oficina no es lo mismo sin ti.

Ya no tengo con quien comer galletas.

=..(

Al dijo...

pues definitivamente lo principal es hacer algo con lo que estes agusto, que te haga sentir bien, siempre y cuando las necesidades básicas económicas esten cubiertas, eso si.

Me da gusto que te la estes pasando bien !!

Errantus dijo...

Mi estimada vecina, también te extraño. Estos diseñadores estan majaretas, se vuelven locos con un simple estado financiero en 2 idiomas.

Definitivo, el que no conoce a Dios, a cualquier barbón se le hinca.

Y, como podrás deducir, Al, estoy a gusto con lo quue tengo entre manos en este momento, aunque ya no grite TUBEEEEEEROOOOOOOO. ;)