lunes, marzo 06, 2006

Matar a un ruiseñor


Muchas veces oí nombrar este libro, muchas veces anunciar la película, sin embargo jamás me llamó la atención ni tenía la menor idea de qué trataba. Hasta hace unos días que mi querido Paco me prestó el libro, un poco ajado, ciertamente leído y releído, de la colección Bruguera.

Se trata de una historia costumbrista, la infancia de una mujer: Jean Louis Finch, o Scout para los íntimos. La narración corre en la Alabama de los años 30's, en un pequeño poblado llamado Maycomb, donde transcurre la apacible vida de la pequeña Scout y su hermano Jem. Poco a poco nos vamos enterando de su vida, su primer y nefasto día en la escuela, su frustración ante un sistema escolar idiotizante donde se le limita y asfixia. Está mal visto que sepa leer y escribir, pues enseñarle es la labor de la escuela, no de su familia.

Por medio de las pequeñas contrariedades de su vida cotidiana se nos forma una imagen de su entorno, y nos vamos compenetrando son una niña demasiado sensata y madura para su edad, pero a la vez cándida y ajena a la malicia. Su padre, el abogado del pueblo, repentinamente se ve enfrascado en un caso que remueve los cimientos de la comunidad y causa revuelo. ¿El tema? El racismo. Atticus Finch deberá defender a un joven negro acusado de violar a una chica blanca. Las "buenas conciencias", el clasismo, el racismo y un sin fin de temas fuera de la comprensión de una pequeña de 9 años que le son lanzados encima sin que ella sepa cómo enfrentarlos.

También está el tema del excéntrico de la comunidad, un extraño personaje que nunca sale de casa, desde hace varios años, y sobre el que circulan toda clase de rumores y leyendas. Un misterioso vecino que atrae poderosamente con su aura a los pequeños Finch, y cuyo interés por los mismos a veces asusta y desconcierta.

Se trata de un libro semi autobiográfico, ya que Harper lee también es hija de abogado y nació en Alabama. El pequeño laboratorio humano que describe muestra tantas facetas de la convivencia que no deja de conmover, especialmente el mensaje final, que nos recuerda que por encima de todo, más allá de colores de piel, educación, religión o abolengo, todos somos personas.

Un libro bastante recomendable para un fin de semana tranquilo. Con pequeñas y grandes pasiones vistas desde la perspectiva de una niña. Ah, si, se me olvidaba, la autora ganó el Pullitzer por este libro, pero a mí eso de los premios no me implica un sello de garantía. ;)

Matar a un Ruiseñor
Harper Lee

3 comentarios:

MJ dijo...

A mí este libro me parece una pequeña obra maestra. Y sobre todo, la dignidad del padre de la niña, su integridad, algo muy difícil de encontrar hoy en día y por eso doblemente valioso.

Lo leí hace más de veinte años, pero es de esos libros cuya frescura perdura siempre. No envejecen, como no envejece la bondad, la compasión, la honradez, la coherencia.

¿O sí envejecen?

:S

Errantus dijo...

Yo me identifiqué bastante con Scout. Y eso que no tengo padre abogado, pero había tantos pasajes que me causaban resonancia...

Respecto a si envejecen los valores universales, no lo creo. Simplemente en algunas zonas son más o menos visibles por la gente que nos rodea, y que la gente que resta siemrpe hace más ruido.

paco dijo...

este libro es uno de aquellos a los que siempre regreso despues de cierto tiempo, como El Señor de los Anillos, desde la primera vez que lo lei, hace ya bastantes años.

tal vez sera por lo atractivo de los personajes o por la vision infantil de la narradora, quizas sea porque toca temas que me parecen muy importantes como el que no debiera existir un trato distinto entre los hombres y que la injusticia debiera ser castigada, no se, pero es un libro que no ha perdido su atractivo e interes, continúa siendo entretenido, divertido en partes y triste en otras y, me parece, con un mensaje conmovedor, el que cuando se comenten grandes injusticias parece que solo los niños lloran.

me alegra mucho que la novela te haya gustado Rita, y, siendo que es uno de mis libros favoritos, encuentro tus comentarios muy acertados.

por ultimo quisiera poner un dato que me sorprendio, el que Harper Lee,la autora, acompañara en su viaje de investigacion al escritor Truman Capote, autor de A Sangre Fria, de esto me entere en plena ceremonia de los Oscares y gracias a la gran difusion que la reciente pelicula Capote, que aborda esa etapa de la vida del escritor.

saludos