miércoles, marzo 01, 2006

Una gota de nostalgia

Hoy hace un año, como empezaba la canción de los Hombre G. Hace un año fue el último día de CDK, y la crónica de una muerte anunciada ya medio mundo la ha contado. No estoy con muchas ganas de crear, así que tan sólo me anaroseo pegando un texto que Nacho hizo favor de salvar de la quemazón.


Empacando mis bártulos

Se acaba la semana y prácticamente se acaba el mes. Expira el plazo y es hora de limpiar el escritorio. Empiezo a rebuscar entre los expedientes, tras haber limpiado el centro de mensajes y quitado las fotos de la familia.

Doy un último vistazo a los listines de los trolls más buscados y no puedo reprimir un suspiro. No más recompensas ni pesquizas, no más juegos del gato y el ratón.

Me levanto y me dirijo a la armería, que pronto tendrá de nuevo el nombre de armario de escobas. Con cariño miro los mochos impecables, brillantes, alguno todavía húmedo tras haber sido usado en alguna limpieza de emergencia. De distintos tamaños y calibres, con funciones especiales... A un lado están los cubos de arena para apagar incendios, así como las mangueras para grandes emergencias.

Observo los pasillos de la trastienda, cada vez más vacíos, cada vez más oscuros. Las voces que antes rebozaban el lugar ahora son sombríos cuchicheos interrumpidos por alguna risa histérica, destemplada.

Ocasionalmente me topo con alguien por el pasillo, intercambiamos algunas palabras o un simple movimiento de cabeza en reconocimiento.

Hace bastante frío, será que no ha parado de nevar en varios días, y seguro que alguno que ha salido corriendo dejó la puerta o la ventana abierta.

Habrá que hacer un rondín más, para ir apagando las luces y cerrando las puertas de las secciones abandonadas. No vendría más dar una última pasada con el mopo, pienso, un poco de orden hasta el fin.

En unos días más dejará de hacer frío en el lugar, cuando arda desde los cimientos hasta el techo la gran casa naranja, con más habitaciones, pasillos y recovecos de los que jamás se pudo imaginar. Me pregunto si álguien los habrá recorrido por completo alguna vez.

En fin, recojo mis bártulos y los pongo en una caja. Me sirvo un café y me quedo pensando en el futuro. un futuro incierto donde el naranja no será el color predominante.

A lo lejos se oye el eco de una voz que dice:

Sonando
Dust in the wind.

3 comentarios:

Lord of freaks dijo...

La verdad es que sin ser un habitual de los foros naranjas y aun siendo miembro desde la primera edad, la sensación de vacío que me quedó esa noche al llegar a casa y ver tan solo una página en blanco ..., creo que no se puede explicar.

Sea como sea el proyecto Seldon - Fernández sigue adelante, aunque confinados en Términus y otros distantes planetas, resistimos y reharemos el Friki-imperio en menos de 1000 años.

Blackonion dijo...

Yep!!!!!
Desfilemos un rato, mocho al hombro.

Un abrazo.

MJ dijo...

Uy me acuerdo perfectamente de este texto.

Emocionante.

Ay esos mochos, sí, lo que me estoy acordando estos días de ellos.

Ays.