lunes, octubre 03, 2005

Una mirada a la oscuridad

Hará un año aproximadamente me leí este libro y acabé con una cruda moral, completamente indigesta, claro que yo tuve la culpa. En cyberdak me encargaron la crítica de un libro de fantasía que resultó tan malo que lo acabé rabiando y decidí de inmediato quitarme el mal sabor con un buen escritor de CF, así que ni tarda ni perezosa fui a The Pila y elegí Una mirada a la oscuridad. No conforme con terminar este libro, ese mismo día me sumergí en Laberinto de Muerte, también de Phillip K. Dick.

De verdad hay que estar loco para leerse 2 libros de Dick uno tras otro, con escasos minutos de pausa. Hay que estar más loco para leerse un libro sobre drogas, violencia, el lado marginal de la vida y demás lindezas mientras de ruido de fondo se tiene a alguien jugando por horas Vice City. Después de la experiencia no pude retomar nada del estilo por una buena temporada. Mea culpa.

¿Eso significa que Una mirada a la oscuridad es un libro policiaco, una novela negra? Pues si y no. Como de costumbre, las tramas de Dick son demasiado complejas y sencillas a la vez. Sus paranoias son atrapantes, le arrastran a uno a un mundo extraño, sórdido, asfixiante. Es y no es un mundo posible, es y no es un mundo familiar, al menos al principio.

En este libro Dick desarrolla el tema de las drogas, un mundo que conocía extremadamente bien, a fondo. Y justo sobre los rincones más oscuros de la drogadicción es sobre lo que versa. El protagonista es un agente antidrogas que se ha infiltrado en los bajos fondos, convirtiéndose a su vez en adicto. Por cuestiones de seguridad, se usan unos uniformes que desdibujan los rasgos y la identidad de los agentes en el cuartel, así que nadie sabe quién es. Todo va relativamente bien, hasta el día en que el protagonista es encomendado a vigilar a un yonki que resulta ser él mismo. Poco a poco, la paranoia, la esquizofrenia y la pérdida de la identidad se hacen patentes en un mundo por demás sórdido y desesperanzador.

Un libro duro, crudo tal vez, pero que trata al lector como un ser inteligente, por lo que se agradece que se presenten las cosas sinceramente sin querer introducir moralinas.

Una mirada a la oscuridad
Phillip K. Dick
Género: Ciencia Ficción
Editorial: Minotauro

1 comentario:

paco dijo...

esta es una de las mas apabullantes e intensas novelas que he leido en mi vida, una obra tan brllante que deslumbra y lastima, hace que las lagrimas fluyan y las risas broten, que nos plantea un mundo en el que nada es lo que parece, en el que la droga es una protagonista mas, la que con su inmenso poder aplasta y destruye las brillantes personalidades de un grupo de amigos y los convierte poco a poco en un grupo de paranoicos que ven como su futuro escapa de su control.

entre parrafos que describen los procesos mentales fisicos y quimicos que provocan la division del cerebro en dos entidades que actuan independientemente una de otra, junto con la cancion en aleman que el abuelo del protagonista le cantaba en su infacia y que en pleno deterioro mental se repite constantemente, Dick retrata la despiadada destruccion de la identidad, de la inteligencia y hasta de la esperanza, esta es una obra que no puede dejar indiferente a nadie.

saludos