jueves, noviembre 17, 2005

Aplicando el Zen a la oficina


Porque hay días que simplemente la paciencia humana normal no da para más, y el trabajo y las presiones siguen acumulándose, propongo esta pequeña guía de Zen para la oficina.

Zen-tarse
Especialmente si uno nota que esto va para largo.

Zen-surarse
Por lo que más quiera, no explote, decirle de lo que se van a morir a los demás no ayuda a terminar el trabajo más pronto.

Zen-trifugarse
A subir al tope la velocidad, o jamás saldrán todos esos pendientes.

Zen-tirse desesperado
Cuando vea que por más esfuerzo que haga, el cúmulo de trabajo se multiplica. Lo que nos lleva al último consejo Zen.

Zen-cillamente mandarlo todo a la mierda
Aplicarse en caso extremo, y cuando descubra que ese trabajo no vale lo que se va a gastar en médicos para recuperar la salud.

Tengan un buen día.

5 comentarios:

Consumidor irrtiado dijo...

¿Por qué sera? Me siento zen-bien despues de leerte. ¡Gracias!

MJ dijo...

Uauuuu... nuevo look!!!

zen-zual y realmente bello y cafeínico!!

;)

Muases guapisma

paco dijo...

Este compendio Zen me ha sido muy util el dia de hoy, cuando gracias a los afanes de la compañia telefonica que proporciona el servicio de Internet nos quedamos sin el mismo, lo que ha motivado la practica de cuatro de los cinco mantras que has puesto:
Zen-tarse
Zen-surarse
Zen-tirse desesperado y
Zen-cillamente mandarlo todo a la mierda, con los tecnico de Telmex en 1er. lugar.

gracias Errantus, por la serenidad que tu Zen-sacional Guia Zen ha puesto en mi alma y que ha impedido que cometa alguna Zen-dejada que me hubiera costado la chamba.

saludos

Yana dijo...

Te estás burlando de mi? o desde tu escritorio ves mi cara de Zen-satamente creo que este trabajo es una mierda!!!!

jaja, saludos Vecina!

Xanadu dijo...

En tres palabras:
Zen-cillamente desternillante.

Un besote Águila.