lunes, febrero 04, 2008

Soy Leyenda, la peli (No se lo digas a nadie)

No se lo digas a nadie pero... Pero resulta que como peli funciona, que como tal me ha gustado, siempre y cuando no la relacione con el libro porque se me va el alma al piso. Hay que reconocerlo, el producto está bien realizado, la tensión y el drama se dosifican bastante bien, y si no fuera por algunos "detallitos", seguro que sería una excelente peli de acción. Vamos, que es palomitera, no cabe duda. Sin embargo, los comentarios que escucho de gente que no lee, pero que respira, come y sueña video e imágenes son bastante buenos respecto a la misma. La peli transmite la soledad y desesperanza que vive Neville, aunque los otros sean la cosa más rara del mundo. Eso si, los leones se ven más falsos que un billete de 3.75 dólares. Con la inversión millonaria que le hicieron, perfectamente podrían haberse esforzado más en ellos. Otra cosa que resulta chocante, por no decir ridícula, es ver a Will Smith como idiota repitiendo los diálogos de Shrek, para enfatizar que la soledad lo ha convertido en un "ogro" que ya no sabe convivir con los seres humanos. ¿Cómico? Dificilmente. ¿Patético? Si, bastante. No entiendo la manía de querérnoslo seguir vendiendo como El Príncipe de Bel-Air tantos años después.

Otra cosita que no me agrada es esa terquedad de terminar las pelis con final feliz a como de lugar, esa extraña manía por la redención. Será que las pelis posteriores a las guerras eran más cercanas a un espíritu destrozado, de saber lo que el ser humano puede hacer a sus semejantes, mientras que las nuevas generaciones no quieren responsabilizarse por nada de aquello y su preocupación es el daño ambiental, pero siempre con la promesa de un mejor mañana. No sé, son simples reflexiones.

¿Y el libro? El libro, como siempre, es uno de mis favoritos, y prefiero dejarlo independiente de este subproducto edulcorado y con altas dosis de taurina. Por eso digo, como peli, y bien mentalizado a que no se va a ver la obra de Matheson funciona. Así que no espereis ver a nadie gritando ¡Sal Neville! Ni a vampiros o entidades inteligentes, incluso sentados a vuestro lado. Ah, si, un último comentario acerca de las semejanzas con la historia original: Por alguna extraña coincidencia, el protagonista de ambas obras tiene el mismo nombre. XDDD

8 comentarios:

Shera dijo...

Yo aún no la he visto, sigo resistiendome, pero la veré.
Intentaré pensar que no voy a ver una pelicula basada en un libro, un libro que me encanto.
Bss

gaby dijo...

Confieso que no he leido el libro, la pelicula me pareció buena y ya.
Lo que no entiendo es cuando dices que la pelicula tiene un final feliz y de redención... ¡¡¡¡el tipo se suicida!!!!, eso no es redención. Te doy toda la razón con lo de los leones y, lo que más me dolio fue el final de la pobre de Sam. :)

Errantus dijo...

Anda, Shera, bájala de la mula y piensa que es algo que sólo coincide en nombre y no mas.

Verás, Gaby, cuando hablo de redención me refiero al género humano, no a un individuo en concreto. El libro es muchísimo más fuerte en el final. Y lo más aterrador es que los otros no son unas cosas humanoides, sino seres humanos conscientes, idénticos al prota, salvo por el insignificante detalle de que son vampiros.

Shera dijo...

La tengo bajada de la mula :-)
Pero cuando he leido que nadie grita: ¡Sal Neville!...
No es lo mismo :-(

francissco dijo...

Funciona en cine, en la pantalla, porque, probablemente, los que han leido la novela original son poquitos en comparación, con lo que no importan las diferencias narrativas.

Así,por ejemplo esa tensión que se crea cuando en el relato acoge a una superviviente que, presuntamente, podría ser una vampiro. La que resulta acoger en la peli es la típica madre-corage de telefim-TV, je,je

perenquén dijo...

El libro - también yo lo tengo entre mis favoritos - funciona porque nos introduce perfectamente en el enigma de la alteridad. La revelación final de Neville, su identificación final con el otro, con el distinto, ese giro final de la historia que replantea todo lo que hemos conocido en sólo a través de los ojos de Neville nos hace reflexionar sobre la auténtica naturaleza del individuo y nos da otra perspectiva sobre el mito de la bestia, del monstruo.

Como anécdota, un amigo mío al que le presté la novela para que la leyera, y que también la leyó con satisfacción, se la dejó a su sobrino adolescente. Éste tenía un curioso método para saber si un libro iba a gustarle antes de empezarlo: leer el título y la última frase del mismo.

Lee el título: Soy leyenda.

Lee la última frase: Soy leyenda.

Al parecer, su cara de desconcierto fue muy cómica.

Por supuesto, le gustó.

Ilión dijo...

Jeje. Anoche la vi. Creí que me iba a gustar más como película, aunque ya sabía que no guardaba relación con el libro.

Besos.

Anónimo dijo...

La cosa es, que esta película está más basada en otra anterior, "The Omega Man" (o El último hombre vivo) protagonizada en aquel entonces por Charlton Heston, la que a su vez, se inspiró en una versión de Vincent Price .... Las tres dicen estar basadas en "Soy leyenda" pero en realidad, como yo lo veo, las dos últimas solo hicieron modificaciones y modernizaron a la época la versión anterior.

Por un momento tuve la esperanza de que ésta si fuera fiel al libro, al menos en el argumento. Bueno, no es del todo mala y como dices, es una buena película palomera.