jueves, junio 09, 2005

De nombres y de olvidos

Hará unos 3 años que en la extinta cyberdark recomendara Nacho el libro de Olvidado Rey Gudú, de Ana María Matute. Como a mí sus recomendaciones me funcionan muy bien, ya que tenemos gustos semejantes, ni tarda ni perezosa me hice de un ejemplar en cuanto lo vi en la librería de viejo. El libro precioso, tapas duras, de gran tamaño, con sobrecubiertas bellamente impresas y con barniz UV para resaltar la figura de un dragon enjoyado. Vamos, una delicia para los ojos, editado por Espasa Calpe. Y, como dije, ni tarda ni perezosa me lo llevé a dormir el sueño de los justos a La pila, donde lo dejé padecer el destino ya implícito en su nombre: olvidado. Cada cierto tiempo le contemplaba furtivamente, mientras sentía que su lomo me devolvía la mirada con tristeza primero y acusadoramente después. Cuando moví mi acma de sitio, la mirada se hizo más acusadora, ya que todas las noches le veía hasta el fondo de la pila sosteniendo a los demás libros, todos ellos más pequeños.

Esta mañana no pude resistir más, especialmente tras terminar anoche Lost souls y retomar Cthulhu 2000 para refrescar un relato de la Brite. Era el colmo para el pobre y olvidado Olvidado Rey Gudú. Así que lo saqué de debajo de la pila y tuve que recoger todos los libros que se me vinieron encima. Lo guardé en el bolso grande, pero lo saqué para poner primero el lunch del día y... una vez más lo he olvidado. Sólo espero que esta noche cuando llegue a casa me dirija una mirada fría desde la mesa del comedor. Realmente lo espero, pues de lo contrario significará que lo olvidé en la jardinera o en el camino.

Discúlpame, querido Olvidado Rey Gudú. Se que eres mi responsabilidad, pero no dejo de pensar que algunos nombres llevan implícito su destino, como grabado a fuego o, en tu caso, a tinta. Espero encontrarte y no volverte a olvidar, olvidado Olvidado Rey Gudú.

7 comentarios:

vincent vega dijo...

¿... Y qué es un acma?

Nimraithkar dijo...

que críticos se vuelven tus lectores O_o ...
Pero eso si... el lunch iba en su sitio, no?
Bueno, si el libro está en la mesita, o en la "acma" o por ahi en tu casa, todo está bien. No creo que el libro te mire con reproche. Despues de todo ya se habra acostumbrado a ser el eterno olvidado.

María dijo...

Hum pues ese libro debe tener mal destino... A mi me ha pasado igual, he hecho por leerlo varias veces, hasta que lo instale en la estantería y de vez en cuando le echo una ojeada de soslayo.

Eso sí, si puedes hacerte con "La torre vigía", es un libro brutal, diferente, uno de mis libros favoritos de todos los tiempos. Lo escribió antes del "olvidado" y es corto, pero impactante. :D

Besos!!
María

Consumidor irritado dijo...

Como bien dices, sera la maldición del nombre.

Las meigas hacen de las suyas...

Elisabeta dijo...

No he leido nunca ese libro, pero tu post me ha hecho sonreir.Espero que siguiera en la mesa el libro cuando volviste,jeje.Besitos

Errantus dijo...

Pues si, por suerte el libro me estaba esperando, con su lomo negro y su tipografía plateada brillando acusadoramente. Así que decidí enmendar el camino y puedo decir que pese al poco tiempo diario que le he dedicado ya llevo 3/4 partes del libro.
Es mágica la forma de escribir de Ana Ma. Matute. Lo que estoy disfrutando la historia de tan ilustre familia que gobierna Olar, con todas sus glorias y miserias.
Si todo sigue a este ritmo, terminaré el tocho de casi 900 pags. este fin de semana y colgaré en la semanita la crítica.

Anónimo dijo...

Dejo esta entrada como anónimo. No por miedo sino por no querer invadir tu espacio personal....sin embargo, no quería desperdiciar el cuadrito blanco para dejarte una Atenta Felicitación y Admiración a tus entradas.