jueves, junio 01, 2006

Bésame mucho

Cosas raras de la vida, a veces me parece ser protagonista de una novela.

8:30 pm, Centro Cultural Telmex. Dos mujeres vestidas de negro platican en una mesa cualquiera de la zona de comida rápida. Un hombre de traje se aproxima y las interrumpe mientras saca algo del bolsillo. Al extender la mano se observan varios boletos para algún espectáculo que les ofrece a las dosmujeres mientras les pregunta si desean asistir a una obra de teatro. Sin pensarlo, las mujeres aceptan y el hombre de traje les conmina a apresurarse, el espectáculo ya ha comenzado. Se dilatan unos segundos en lo que recojen sus bolsos y tiran a la basura sus latas de soda. Suben las escaleras eléctricas hacia los teatros y se encuentran con varias entradas. Desorientadas se alejan de la zona VIP, cuando el mismo hombre de traje las llama y les indica que esa es la entrada correcta. Una chica les conduce al interior del teatro y les deja comodamente sentadas en la sexta fila, casi en el centro de la misma. Son las 8:58, y la obra empezó hace casi media hora.

En el escenario un hombre canta en lo que se supone es una oficina. Repentinamente todos sus compañeros comienzan a bailar ¿De dónde son los cantantes?, y paulatinamente son reemplazados por un grupo de bailarines de cabaret de los años 30's. A lo largo de casi 4 horas de espectáculo se desgrana la historia del bolero entre dos romances de distintas épocas que se entrelazan entre flashbacks y la actualidad. De Cuba a México, de 1928 al 2006 y de regreso, asistimos a la evolución de una historia de amor malograda entremezclada con el mundo del espectáculo, los cabarets, la radio y la tv.

El tono de farsa, las coreografías, una excelente producción, una escenografía muy cuidada y la interacción con el público hacen que el tiempo se vaya como agua y que se disfrute realmente el espectáculo, aunque a primera vista pueda pensarse que es un musical para ancianos que quieren recordar batallitas. Y si, lo es, pero también aquellos que no vivimos esa época podemos conectarnos, además de reir con las desventuras de una pareja moderna que de los boleros solo tiene como referente al nefasto Luis Miguel.

1 comentario:

MJ dijo...

Te echo muchísimo de menos. Como no te veo por ningún lado quería dejarte aquí un abrazo.

No sé si cantarte también un bolero... ;-)

Reloj no marques las horas... Vuelve al msn por favorrrrrrr

Muas muas remuas