miércoles, mayo 31, 2006

Fumando espero

Fumando espero al hombre que yo quiero
tras los cristales de alegres ventanales
y mientras fumo, mi vida no consumo
porque flotando el humo me suele adormecer...


Hoy es el día mundial de no fumar, mira qué cosa, y yo que no prendo un cigarrillo desde hace unas dos semanas. Porque soy fumadora social, ¿a qué negar? Rara vez enciendo un cigarro a solas, no me sabe igual, no lo disfruto. Mis pensamientos prefiero remojarlos en una buena taza de café, ese es un placer solitario, que cuando comparto requiere del inevitable tabaco. Bueno, ni tan inevitable, sólo fumo con algunos amigos en concreto, pero vale por las caladas que daría si fumase a diario, supongo. Miento, en la oficina había ocasiones que todos bajaban a la calle a fumar, y yo no los acompañaba, el cigarro no es un vicio, es parte de un ritual compartido en el cual no comulgaba en ese entorno.

Día mundial de no fumar, ¿será acaso que se cumpla? ¿a quién pueden obligar a no prender el cigarrillo tan solo por una propuesta externa? Desde la mañana en los noticieron incluyen cápsulas hablando del tabaquismo, diciendo cosas que todos sabemos, que tantas veces hemos oído, pero que nos negamos a escuchar. Hace algún tiempo, ya no recuerdo cuanto, que se prohibieron los comerciales de bebidas alcohólicas y tabaco por televisión, el hombre marlboro desterrado para siempre de las pantallas. Ahora solamente aparecen en espectaculares, mini espectaculares, anuncios de revistas, postales y otros insignificantes promocionales. Los camel con una publicidad brutal que va dirigida a los más jóvenes, con las cajetillas y fajillas con diferentes diseños que llaman al coleccionismo. Lo mismo los marlboro blue, los nuevos benson&hedges slims con su cajetilla rosa, atractivos y disponibles, que esa campaña de no venta a menores se la pasan por el forro una buena parte de los comercios. Y ahora, desde hace unos meses, ya no se venden cigarros en las farmacias, así que cuando voy a una reunión los compro directo en el restaurante ¿cuál es la diferencia?

El cigarrillo está firmemente arraigado en la cultura occidental, en todo tipo de iconografía. ¿Alguien imagina una imagen de cine negro sin cigarrillos humeando? ¿A Holmes sin pipa? (si, ya se que su verdadero vicio era otro), ¿Churchill sin cigarro? Dificil, realmente dificil, porque es parte de una serie de paradigmas realmente complicados de eliminar, aunque si realmente hubiese voluntad se haría. Nadie aprende en cabeza ajena, y ya nos pueden pasar estadísticas, documentales, advertencias varias, hay que quitarle el aura al tabaco. Como sea, yo tampoco fumaré este día ni el siguiente ni muchos más, pero no por solidaridad, compromiso o como gustese llamarle, sino simplemente porque no se me antoja un cigarro. Porque si de no fumar se trata, está visto que lo que los fumadores no fumamos son a los que nos ponen a huevo este tipo de celebraciones, por llamarles de algún modo.

3 comentarios:

Al dijo...

Pues yo si soy vicioso, supongo que algún día lo dejaré, pero no me han dado ganas, es de las pocas cosas que disfruto, a pesar de que se el daño que hace.

En fin, que si no fuera por un cigarro en medio de la hora de camino de ida o regreso del trabajo, uf!!

Ferio dijo...

¿En Mexico vendían cigarrillos en las farmacias? ¿O es que allí "farmacia" tiene un significado distinto al que tiene aquí, en España?

vitalis dijo...

yo tampoco tengo vicio de fumar
de hecho, intento no tener vicios, para no privarme de nada. Si no tengo vicio de fumar, pues podré fumar toda mi vida cuando valga la pena.
Lo mismo con lo demás (alcohol, drogas, sexo, tele,comida(confieso que es lo mas cercano a un vicio que tengo, ah claro y hablar de más) etc.)